El Foro de la Profesión Médica junto con las tres Organizaciones de Pacientes más potentesde España, inician la tramitación de la petición.

El Foro de la Profesión Médica y las tres principales organizaciones de pacientes de nuestro país han presentado en el Ministerio de Cultura y Deporte una instancia por la que solicitan, de forma oficial, que la relación médico-paciente sea reconocida como una “manifestación representativa” del patrimonio cultural inmaterial de España.

La iniciativa ha sido entregada, en nombre del Foro de la Profesión Médica, por su presidente, Dr. Serafín Romero, y por el Dr. Patricio Martínez, presidente de honor de CESM y coordinador del proyecto. A ellos se han sumado representantes de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, la Alianza General de Pacientes y el Foro Español de Pacientes.

El Dr. Martínez ha mostrado su entusiasmo y felicidad por poder hacer entrega del documento, aunque ha recordado que esto solo es el primer paso: «será un recorrido largo y necesitaremos de la conciencia social, política y administrativa para considerar esta relación como un bien social, todos somos pacientes y hay que defender el eje fundamental del acto médico».

«Será un recorrido largo y necesitaremos de la conciencia social, política y administrativa para considerar esta relación como un bien social, todos somos pacientes y hay que defender el eje fundamental del acto médico»

Dr. Patricio Martínez

Presidente de Honor, CESM

“Promover una Relación Médico-Paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, Instituciones Sanitarias, Organizaciones Médicas y Asociaciones de Pacientes”

Por su parte, el Dr. Serafín Romero ha hecho un llamamiento para que tanto la Administración Central como el resto de Comunidades Autónomas se involucren con este documento: «Es muy importante que este proyecto de España como país, esté avalado por la mayoría de las comunidades autónomas, a ser posible». A su vez, el presidente del Foro de la Profesión Médica ha destacado el apoyo que recibe el documento, por parte de las principales asociaciones médicas internacionales, los profesionales sanitarios y los propios pacientes.

En la solicitud presentada se expone que el vínculo existente entre el médico y el paciente “es una relación interpersonal por excelencia y de uso social transmitido de generación en generación”. Respondería así al criterio principal de la UNESCO para considerar un conocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial, es decir: “el patrimonio cultural inmaterial o “patrimonio vivo” se refiere a las prácticas, expresiones, saberes o técnicas transmitidos por las comunidades de generación en generación”.

Carmina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes considera primordial el trabajo realizado y resalta como “necesario proteger y potenciar la Relación Médico-Paciente”, dada su vulnerabilidad ante numerosos riesgos y amenazas de índole política, social, económica, tecnológica y de comunicación.

Por su parte, José Luis Vaquero, director del Foro Español de Pacientes (FEP), ha destacado el papel de los pacientes como parte clave en esta relación: “hay que buscar siempre el acuerdo en el tratamiento entre el médico y el paciente en la toma compartida de decisiones”.

En definitiva, el fin que persigue el documento es “promover una Relación Médico-Paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, Instituciones Sanitarias, Organizaciones Médicas y Asociaciones de Pacientes”

En resumen, conseguir que se cumpla con la responsabilidad genuina de la profesión médica, teniendo como eje central y núcleo fundamental de la asistencia sanitaria, dar servicio a los pacientes. Para ello, se debe asegurar una distribución equitativa de los recursos del sistema para garantizar que todas las personas tengan acceso a una atención sanitaria de calidad.

Con la entrega del documento en el Ministerio de Cultura y Deporte, se inicia un proceso con las autoridades competentes de promoción y protección de la Relación Médico-Paciente y de sus valores, con el fin de alcanzar el reconocimiento por la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.