El jengibre es parte de una planta perteneciente a la familia de las Zingiberáceas, y es muy utilizado en la medicina tradicional debido a sus múltiples propiedades beneficiosas. 

El jengibre es una planta cuya procedencia es del sudeste asiático, posee un tallo subterráneo, muy preciado por su aroma y sabor picante. Su cultivo está muy extendido, y los mayores productores son China e India, aunque parece ser que el de mejor calidad proviene de India, Australia y Jamaica. Puede usarse como especia y como planta medicinal ya que entre otras propiedades es una buena fuente de potasio, vitamina C, magnesio, cobre, zinc y manganeso.

Además de por sus beneficios para la salud, su aroma y su sabor también es protagonista especialmente en la gastronomía Arabe, India y China.

Al igual que otras plantas medicinales, la planta del jengibre la puedes cultivar en tu huerto o jardín, tanto directamente en el suelo como en macetas.

El jengibre es un estupendo antiviral pero sus propiedades medicinales van más allá.

Propiedades medicinales del Jengibre

Al jengibre se le han atribuido propiedades terapéuticas y por ello es utilizado con cierta frecuencia en la medicina tradicional china. Son muy conocidas sus cualidades como estimulante gastrointestinal contribuyendo a mejorar el apetito, la digestión de los alimentos y contribuye a reducir algunos problemas digestivos como cólicos, diarreas, espasmos intestinales, gases e indigestión. Uno de los mayores beneficios en su capacidad para reducir las náuseas y los vómitos. También parece mejorar los síntomas en caso de padecer gastritis.

  • El jengibre tiene propiedades antivirales y ayuda a combatir los virus.
  • Es de utilidad para dolencias del aparato respiratorio, como infecciones, bronquitis, tos, gripes…
  • Posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que es perfecto contra la artritis.
  • Reduce los problemas de piedras o cálculos de riñón. 
  • Sus propiedades mejoran la digestión haciendo que sea un buen aliado contra el estómago revuelto y con naúseas.
  • Estimula la circulación sanguínea, ayudando a prevenir problemas cardiacos.

Además, el jengibre es un buen tónico y tiene propiedades diuréticas y aceleradoras del metabolismo elevando la temperatura corporal siendo un producto adecuado si lo que precisa el paciente es eliminar líquidos por diferentes causas. Posee ciertas propiedades antiinflamatorias por lo cual además de reducir la inflamación contribuye a mejorar el dolor asociado como ocurre en casos de osteoartritis, problemas musculares, dismenorreas (aunque puede aumentar el sangrado), cefaleas, migrañas, etc…

El jengibre contiene magnesio y zinc, que son claves para mejorar la circulación sanguínea por lo que se podría decir que contribuye a prevenir posibles problemas cardiovasculares. A nivel de aparato respiratorio el jengibre cuenta con propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatorias e incluso antiinfecciosas que ayudan a prevenir y combatir procesos respiratorios agudos estacionales como gripes y resfriados y gripes. Una taza de jengibre caliente puede ayudar a controlar la tos fuerte y eliminar la mucosidad bronquial. También es muy útil para prevenir y tratar la afonía.

El jengibre también se viene utilizando como aceite en masajes que tienen como fin mejora la circulación sanguínea, ante problemas musculares y en terapias con vapor para aliviar determinados síntomas asociados a problemas respiratorios como es el caso de los resfriados, por ejemplo.

Contraindicaciones del Jergibre

Hay algunos perfiles de personas que deben prestar especial cuidado antes de tomar jengibre y acudir al médico para que le asesore antes de empezar a tomarlo como: personas diabéticas, embarazadas, con afecciones cardíacas, hepáticas, mujeres durante el período de lactancia por ello es conveniente consultar al médico para evitar interacciones y efectos no deseados.

El jengibre es una planta cuyo tallo subterráneo o rizoma tiene propiedades saludables tomado de forma adecuada y en dosis correctas pero como todo producto que tiene sustancias activas puede manifestar interacciones con algunos medicamentos por lo que es recomendable siempre consultar con el médico especialmente en casos de personas que están en tratamiento por hipertensión, diabetes, pacientes anticoagulados y mujeres embarazadas.

El jengibre tiene ciertas propiedades antiinfecciosas pero de ningún modo puede ser sustitutivo a un tratamiento específico instaurado por el médico frente a una infección causada por microorganismos o parásitos.