El parto natural, siempre controlado en el hospital

En un parto natural cuerpo y mente deben estar preparados. Debe realizarse en un centro hospitalario que ofrezca todas las garantías asistenciales y de urgencias, puesto que si hay alguna complicación en la madre o se produce sufrimiento fetal por la causa que sea, tanto madre como bebé han de estar en un hospital y ser atendidos por un especialista.

 

Las ventajas asociadas al parto natural se basan fundamentalmente en que es un parto que se realiza con plena consciencia de la madre y en el que las sensaciones y vivencias son mucho más intensas en general al percibir los movimientos del bebé. En un parto de estas características, la mujer, tiene más libertad de movimientos y puede dar a luz como considere que lo necesita su bebé (de pie o sentada), haciendo que el efecto de la gravedad ayude a la expulsión natural del bebé. Por lo general, la recuperación suele ser más rápida, de hecho los expertos afirman que las mujeres que dan a luz mediante un parto natural, necesitan tan solo dos días de recuperación y reposo, mientras que el resto precisa tres o más días.

En el parto natural, se realizan menos episiotomías (cortes en la vagina para agrandar el periné y facilitar que el bebé salga sin desgarros en la zona perineal de la madre), siempre y cuando se realice con la suficiente antelación la debida fisioterapia perineal que contribuye a evitar los desgarros del periné (región anatómica correspondiente a la porción inferior o suelo de la pelvis).

Inconvenientes también hay, uno de ellos y sin duda el mayor es el dolor, y otro, los posibles desgarros perineales en la mujer si no hay una adecuada preparación física y psicológica previa para afrontar esta forma natural de dar a luz. HM Universitario Nuevo Belén está implantando y fomentando un nuevo Plan de Parto y Nacimiento, el contacto precoz piel con piel madre – bebé tras el nacimiento, el acompañamiento por la persona de su elección durante todo el proceso del parto, también en caso de cesárea. (Siempre de acuerdo con el profesional responsable y siguiendo sus indicaciones en todo momento), apoyo a la lactancia materna por personal específicamente formado, opción de alta precoz (estancia de menos de 24 horas) a petición de los padres y unidad de Neonatología y UCI 24 horas abiertas para madres y padres, integrándoles en el cuidado de su bebé.

parto natrual 300x200 - El parto natural, siempre controlado en el hospital

Un año después de que se pusiera en marcha la Unidad de Parto Natural de HM Universitario Nuevo Belén, ya se han atendido a 158 mujeres y se han presentado los resultados recopilados de los primeros 107 partos (abril 2013- marzo 2014). El 81% de los partos se han iniciado espontáneamente, en un 25% de los casos se utilizó oxitocina.

Las causas para las inducciones (19%) fueron en todos los casos por rotura prematura de membranas prolongada o por gestación de curso prolongado. El 89% de los partos se atendieron vía vaginal y únicamente el 11% fueron nacimientos por cesárea, cumpliendo así con los estándares de la OMS. El 78% de las mujeres que se atendió con cesárea previa parieron sin complicaciones. Tan solo 2 bebés precisaron asistencia inmediata por parte del pediatra; el resto permaneció en contacto piel con piel con su madre tras el nacimiento.

En ninguno de los casos se practicó una episiotomía y los desgarros que se presentaron en alguna ocasión fueron como máximo de grado II. (Existen 4 tipos de desgarro; los del grado I y II son superficiales o desgarros de tejido fácil de suturar,  mientras los de grado III y IV son desgarros más importantes que afectan a plano muscular).

Un 40% de las mujeres optaron por no utilizar analgesia epidural y pudieron optar entre las diferentes alternativas que tienen a su disposición, entre otros la ducha o la bañera de dilatación y parto, y material de ayuda como pelota, liana, etc. Se ha comprobado que devolviendo a la mujer su protagonismo, dejar que tenga libertad de movimientos en todo momento, mejorando la oferta para el manejo del dolor previo o alternativo a la epidural, y procurando que tenga la privacidad y tranquilidad que necesita un parto, la tasa de cesáreas e intervenciones médicas en general se minimizan de una forma llamativa.

Por qué no debe omitirse la segunda dosis de la vacuna COVID-19

Por qué no debe omitirse la segunda dosis de la vacuna COVID-19

La segunda dosis de la vacuna COVID-19 induce un potente refuerzo de una parte del sistema inmunitario que proporciona una amplia protección antivírica, según un estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados...